30.11.12

gotas de azul firmamento caen sobre mi rostro impregnando la razón humedeciendo la esperanza condensando en una acrisolada nube mi sentir condenando mis palabras en el clamor la aurora interpolando la visión en la estela voluble y efímera de una ilusión mis pies sobre la tierra desdeñan la propia raíz de lo que llaman olvido y se niega a renunciar al duelo al calvario de rosas en que obtengo tu noble corazón

No hay comentarios: